Madre de Joaquina García Mulero, dirigió la panadería del cañico. Siempre apoyo a sus hijas cuándo quisieron trabajar y estudiar. Durante la guerra salvó a monjas mercedarias e imágenes de algunas iglesias. Después de la guerra hubo grandes colas de personas para recoger el racionamiento de pan que llegaban hasta la calle del Álamo. Fue una mujer adelantada a su tiempo ya que consideraba que la formación y estudios eran fundamentales y tenía una visión progresista y avanzada a la época.

Deja una respuesta

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.