Conocida como “Soledad la de los Platos”, nació en el barrio de San Cristóbal. Tenía una tienda de loza y cerámica, se trasladó a la calle Nogalte y después a Alfonso X. Fue una mujer emprendedora, luchadora y generosa que supo iniciar negocios en tiempos difíciles. Tras mucho esfuerzo prosperó en todo lo que se propuso dejando un gran legado que han continuado sus descendientes.

Deja una respuesta

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.