Teresa Sola fue una mujer emprendedora. Su apellido está vinculado actualmente a fábricas de confección que exportan al extranjero.

Teresa dio sus primeros pasos como empresaria al comenzar los sesenta, pero se abrió camino en esos años difíciles de posguerra. Hija de una familia pobre y numerosa, a los nueve años dejó de ir al colegio de Agustina Llamas porque tenía que ayudar en la casa y a su padre en el trueque, estraperlo, de embutidos y tabaco durante la guerra.

Después de casada y con dos hijos, los problemas económicos que sufría la familia llevaron a Teresa a poner inyecciones y coser ropa para sus vecinas de la barriada del Barranquete.

Unos años más tarde pasó a coser para un taller ajeno y, animada por la gente que conocía, un día decidió arriesgarse y hacer sus propios productos. A pesar de todos los inconvenientes de la época, no solo por ser mujer, sino también por las dificultades económicas, se arriesgó con la ayuda de su hermana Juana y comenzaron a confeccionar batas, que se vendieron rápidamente.

Viendo la posibilidad de un buen negocio, en 1962 se juntaron los tres hermanos: Teresa, Juana y Alberto con una cantidad de 30.000 pesetas cada uno y formaron «Confecciones Sola», situada en la Avenida Portugal, cambiándose más tarde el nombre por el de «Confecciones San Francisco».

En el año 1966, tras el gran esfuerzo y trabajo realizado, Teresa vio cumplido uno de sus mayores sueños: la empresa fue evolucionando y ampliándose constantemente debido a la gran aceptación del producto y así los hermanos se repartieron parte de los beneficios de la empresa a un título individual.

Teresa ha sido una luchadora sin estudios pero con una inteligencia natural. Ha dejado un buen recuerdo por donde ha pasado, así fue en el tiempo que estuvo vinculada a la Asociación de Viudas. En los últimos años de su vida la enfermedad no le permitió disfrutar plenamente del afecto de quienes le conocieron. Teresa Sola falleció en diciembre de 2001 y el Ayuntamiento prepara una distinción a título póstumo en reconocimiento a su labor como empresaria pionera en años difíciles.