Se presentó por el Partido Popular a las elecciones municipales de 1983 y fue elegida concejal para la legislatura de 1983-1987, cesando a petición propia por motivos profesionales en mayo de 1985.

Incorporada al Ilustre Colegio de Abogados de Lorca como letrada en 1983, al Ilustre Colegio de Abogado de Murcia en 1985 y al Ilustre Colegio de Abogados de Cartagena en 1993.

Desde finales de 1984 ejerce como abogada en Lorca en un despacho solitario, el único al frente por una mujer.

En 1989 fue elegida Diputada de la Junta de Gobierno del Ilustre Colegio de Abogados de Lorca hasta 1993.

Mujer con carácter, bien preparada, fue la segunda mujer que ejerció en Lorca la carrera de Derecho, puesto que la primera abogada, Carmen Ayala, no ejerció en la ciudad y la segunda, Angustias López de Teruel, licenciada en 1956, comenzó a trabajar como Letrada en 1979.

Fue una de las primeras mujeres, junto a Isabelita Moreno, pero su vocación profesional fue más fuerte.