Con tan solo 19 años, surgió como empresaria gestionando desde 1979 un negocio de maderas de gran envergadura.

Fue pionera en el mundo del empresariado, con su capacidad de trabajo y su espíritu emprendedor, consiguió gestionar y mover un gran negocio, convirtiendo una empresa de carácter familiar, de la que se hizo cargo a la muerte de su padre, en una empresa de Maderas próspera y dinámica.

Feli es una mujer inteligente y culta que tuvo que renunciar a estudiar Historia del Arte para ponerse al frente económicamente de una familia que se quedaba sin padre.