Había nacido en Madrid en 1893, hija del varón de Petrés y de la baronesa de Santa Clara y nieta del arquitecto lorquino que hizo en Puente del Barrio en 1897. Su infancia y adolescencia pasaron entre el ambiente refinado de su familia que vivía en un palacio situado en la madrileña calle Estella.

Concha Sandoval contrajo matrimonio en 1943 con Juan Martínez de Miguel que sería su compañero entrañable durante casi medio siglo.

Fue Delegada de la Sección Femenina de Lorca, Camarera de la Virgen de la Amargura, concejal del Ayuntamiento entre los años 1964 a 1971, presidenta de la Lucha contra el Cáncer, impulsora de la creación de Coros y Danzas fomentando a la vez el rescate de tradiciones y costumbres y sobre todo del bordado lorquino.

Cruz al Mérito Civil, Medalla de Oro del Excmo. Ayuntamiento de Lorca y Presidenta de Honor Perpetua de Coros y Danzas de Lorca.

El nombre de Concha Sandoval ha quedado para siempre en la memoria de los lorquinos. El respeto y admiración hacia aquella señora que supo compaginar la distinción y el abolengo heredado de sus mayores con el trato sencillo con toda clase de gentes y su preocupación por los problemas sociales y culturales de la ciudad han hecho que su recuerdo sea imborrable.