Un ejemplo de mujer del pueblo fuerte y valiente, que supo sacar adelante siete hijos con gran esfuerzo y sufrimiento hasta verlos a todos con trabajos y estudios.

La señora Ascensión había nacido en 1904, en la calle Molina, en una familia trabajadora y numerosa donde todos habían de ganar algo para ayudar a la casa.

Desde que tuvo cuatro años vivió con su familia en la casa de Frías, en la glorieta de San Vicente, propiedad del doctor Francisco Rodríguez Serrano que vivía en Madrid.

Cuando hizo la primera Comunión con nueve años, enseguida la quitaron del colegio porque tenía que ayudar más de lleno a sus hermanas, cuidar a sus sobrinos, hacer la comida y sobrehilar los vestidos mandados a su modista.

Despachó en la plaza, en la tienda de su hermana  y aparó los zapatos de la tienda de su hermano, después despachó en el colmado, con un cajón en el suelo para alcanzar la cafetera y al mostrador. En el café le pusieron de sueldo una peseta y media.

Ascensión se casó con un hombre de la Ribera pero no quiso meterse en el campo a trabajar las tierras de sus suegros, al final pidieron un crédito y tomaron arrendado un local conocido como «el gato» en la calle Juan de Toledo donde abrieron una tienda en agosto de 1924, después de haberse casado en marzo de ese año.

Tenían cuatro negocios próximos al suyo, todos con mucha clientela y dueños ricos, mientras que ellos se encontraron entrampados a la espera de su primer hijo. Así que Ascensión enseñó a sumar y a hacer números a su marido para poder seguir despachando cuando ella diese a luz.

Después de trasladar su tienda desde Juan de Toledo a la calle Villaescusa, luchó durante los años 40 y 50 para ayudar a sus hijos abrirse camino en la vida.

Su hija Juana estudiaría después en la escuela de Asistentes Sociales y llegaría a ser concejal.

Ascensión Soriano quitó la tienda en 1977 y se trasladó a la Urbanización de La Isla donde vivió hasta su muerte en 1991.

Ganó varios premios de poesía y prosa en el Hogar del Pensionista. Escribió sus recuerdos cuando tenía 76 años en el 1980 y murió a los 87 años.